Historia de un rectangulo

Romboide

El rectángulo es un patrón de análisis técnico clásico descrito por líneas horizontales que muestran un soporte y una resistencia significativos. Se puede operar con éxito comprando en el soporte y vendiendo en la resistencia o esperando una ruptura de la formación y utilizando el principio de medición.

La formación del rectángulo es un ejemplo de «patrón de precios» en el análisis técnico. Los patrones de precios derivan del trabajo de Richard Schabaker, considerado el padre del análisis técnico, y de Edwards y Magee, que escribieron lo que muchos consideran la biblia del tema.

Este periodo de análisis técnico deriva de una época en la que los gráficos se elaboraban a mano en papel cuadriculado e incluso las medias móviles simples (SMA) tenían que mantenerse a mano o con el uso de una gran y tosca máquina de sumar.

A diferencia del análisis técnico moderno, que se basa en indicadores, como la divergencia de convergencia de medias móviles (MACD), los analistas técnicos partían de la base de que los patrones de precios se repiten una y otra vez a lo largo del tiempo. El reconocimiento de patrones significaba la predicción de patrones y, por tanto, el beneficio de las operaciones.

Rombo vs rectángulo

En la geometría plana euclidiana, un rectángulo es un cuadrilátero con cuatro ángulos rectos. También puede definirse como: un cuadrilátero equiangular, ya que equiangular significa que todos sus ángulos son iguales (360°/4 = 90°); o un paralelogramo que contiene un ángulo recto. Un rectángulo con cuatro lados de igual longitud es un cuadrado. El término oblongo se utiliza ocasionalmente para referirse a un rectángulo no cuadrado[1][2][3] Un rectángulo con vértices ABCD se denotaría como ABCD.

Un rectángulo cruzado es un cuadrilátero cruzado (autointerseccionado) que consiste en dos lados opuestos de un rectángulo junto con las dos diagonales[4] (por tanto, sólo dos lados son paralelos). Es un caso especial de antiparalelogramo, y sus ángulos no son rectos ni todos iguales, aunque los ángulos opuestos son iguales. Otras geometrías, como la esférica, la elíptica y la hiperbólica, tienen los llamados rectángulos con lados opuestos iguales en longitud y ángulos iguales que no son rectos.

De Villiers define un rectángulo de forma más general como cualquier cuadrilátero con ejes de simetría a través de cada par de lados opuestos[9] Esta definición incluye tanto los rectángulos rectos como los rectángulos cruzados. Cada uno de ellos tiene un eje de simetría paralelo y equidistante a un par de lados opuestos, y otro que es la bisectriz de esos lados, pero, en el caso del rectángulo cruzado, el primer eje no es un eje de simetría para ninguno de los lados que biseca.

Rectángulo

Sólo hay tres categorías importantes de triángulos especiales: triángulos isósceles, triángulos equiláteros y triángulos rectángulos. En cambio, hay muchas categorías de cuadriláteros especiales. Este módulo se ocupará de dos de ellos -paralelogramos y rectángulos- dejando los rombos, cometas, cuadrados, trapecios y cuadriláteros cíclicos para el módulo Rombos, cometas y trapecios.

Aparte de los cuadriláteros cíclicos, estos cuadriláteros especiales y sus propiedades se han introducido de manera informal a lo largo de varios años, pero sin la congruencia no era posible una discusión rigurosa sobre ellos. Cada prueba de congruencia utiliza las diagonales para dividir el cuadrilátero en triángulos, tras lo cual podemos aplicar los métodos de los triángulos congruentes desarrollados en el módulo Congruencia.

El material de este módulo es adecuado para el 8º curso como aplicaciones adicionales de la congruencia y las construcciones. Debido a su desarrollo sistemático, proporciona una excelente introducción a las pruebas, los enunciados conversos y las secuencias de teoremas. Normalmente, en 8º curso se requiere una orientación considerable sobre estas ideas, que se consolida con discusiones posteriores.

Polígono equilátero

Tanto los rectángulos como los paralelogramos son cuadriláteros, lo que significa que son polígonos de cuatro lados. Pero, ¿es un rectángulo un paralelogramo? ¿O un paralelogramo es un rectángulo? Aquí tienes un repaso a las diferentes propiedades de los paralelogramos y los rectángulos.

Cuando un rectángulo tiene cuatro ángulos rectos, todos los ángulos interiores son congruentes. Los vértices unen los lados adyacentes en ángulos de 90°, lo que significa que los lados opuestos del rectángulo son líneas paralelas. Como tiene dos conjuntos de lados paralelos y dos pares de lados opuestos que son congruentes, un rectángulo tiene todas las propiedades de un paralelogramo. Por eso un rectángulo es siempre un paralelogramo.

¿Pero un rombo es siempre un paralelogramo? La respuesta es sí. Los dos pares de ángulos opuestos de un rombo son siempre iguales, al igual que los dos pares de ángulos opuestos de un paralelogramo son siempre iguales. Esto significa que el rombo es un caso especial de paralelogramo en el que los cuatro lados son congruentes.

Hay muchos más tipos de cuadriláteros de los que hemos tratado aquí. Pero ahora ya sabes la respuesta a la pregunta «¿Es un rectángulo un paralelogramo?» Un rectángulo es siempre un paralelogramo. Pero un paralelogramo no siempre es un rectángulo.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad