Monumento a la tercera internacional

Análisis de la torre de tatlin

La maqueta del Monumento a la Tercera Internacional del constructivista ruso Vladimir Tatlin fue montada en 1920 con la intención de construirla a escala real, lo que habría dejado en la sombra a otros edificios rivales. El monumento ruso planeaba albergar centros gubernamentales y administrativos.    Desgraciadamente, debido a la falta de materiales y fondos, la construcción del monumento nunca se llevó a cabo.

La maqueta de Tatlin estaba hecha de objetos sencillos, como alambre, madera y otros materiales funcionales.    La producción de objetos a partir de materiales sencillos reflejaba los ideales del constructivismo, que pedía piezas que pudieran seguir siendo consideradas como arte pero que cumplieran una función; literalmente querían construir, o edificar, sus obras de arte. Tatlin declaró que quería crear «Una unión de formas puramente artísticas con un propósito utilitario»[1].    En otras palabras, quería hacer un arte que no sólo pudiera ser visto por la gente, sino que pudiera servir a la gente.

El monumento está lleno de líneas rectas y diagonales, pero hace un movimiento muy dinámico hacia arriba.    A Tatlin le fascinaba el movimiento en el arte, y exclamaba que «debía ser dinámico, tanto en su forma exterior como en su actividad interior»[2].    El movimiento era un aspecto tan importante para Tatlin que planeó que cada nivel de gobierno y oficina administrativa se moviera y girara literalmente sobre un eje en el monumento.    Aunque el exterior del monumento contiene varios patrones geométricos simples y circulares, tiene una asimetría muy prominente a medida que asciende en espiral.    Este desequilibrio y la sensación de movimiento casi incontrolable dan la impresión de sentimientos como la rebeldía y la confianza; Tatlin quería que el edificio avergonzara a todos los monumentos de otros países, y sentía que podía hacerlo saliendo de los ideales normales y apropiados de los monumentos o edificios gubernamentales.    Toda la obra en sí forma una línea diagonal que se eleva hacia el cielo, posiblemente simbolizando los cambios ascendentes y productivos que Tatlin quería que hiciera la sociedad rusa.

Por qué no se construyó la torre de tatlin

La Torre de Tatlin, o el proyecto del Monumento a la Tercera Internacional (1919-20),[1] fue un diseño para un gran edificio monumental del artista y arquitecto ruso Vladimir Tatlin, que nunca se construyó[2]. Estaba previsto que se erigiera en Petrogrado (actual San Petersburgo) tras la Revolución Bolchevique de 1917, como sede y monumento de la Comintern (la Tercera Internacional).

La torre constructivista de Tatlin debía construirse con materiales industriales: hierro, vidrio y acero. En cuanto a los materiales, la forma y la función, se concibió como un símbolo imponente de la modernidad. Habría eclipsado a la Torre Eiffel de París. La forma principal de la torre era una hélice gemela que alcanzaba los 400 m de altura[3], alrededor de la cual se transportaría a los visitantes con la ayuda de diversos dispositivos mecánicos. El armazón principal contendría cuatro grandes estructuras geométricas suspendidas. Estas estructuras girarían a diferentes velocidades. En la base de la estructura habría un cubo diseñado para albergar charlas, conferencias y reuniones legislativas, que completaría una rotación en el plazo de un año. Encima del cubo habría una pirámide más pequeña que albergaría actividades ejecutivas y completaría una rotación una vez al mes. Más arriba habría un cilindro, que albergaría un centro de información, que emitiría boletines de noticias y manifiestos por telégrafo, radio y altavoz, y completaría una rotación una vez al día. En la parte superior habría una semiesfera para los equipos de radio. También estaba prevista la instalación de una pantalla gigante al aire libre en el cilindro, y un proyector adicional que podría lanzar mensajes a través de las nubes en cualquier día nublado[4].

Monumento de tatlin a la tercera internacional

Lo que hace que estos bocetos sean tan interesantes son las formas y las dimensiones utilizadas.    Originalmente se pretendía que rivalizara con la torre Eiffel en altura y diseño.    La principal diferencia eran las formas que se iban a utilizar.    La Torre Eiffel tiene ligeras curvas en los lados y soportes basados en formas como triángulos, cuadrados y octógonos.     La torre de Tatlin iba a utilizar pendientes y curvas más drásticas, así como formas más exageradas o alargadas para el soporte.    Al final, sólo se hicieron maquetas, pero si esta torre se hubiera construido, habría estado muy adelantada a su tiempo tanto en diseño como en estructura.

El monumento a la tercera internacional de vladimir tatlin fue concebido como un símbolo heroico

La Torre de Tatlin, o el proyecto del Monumento a la Tercera Internacional (1919-20),[1] fue un diseño para un gran edificio monumental del artista y arquitecto ruso Vladimir Tatlin, que nunca llegó a construirse[2]. Estaba previsto que se erigiera en Petrogrado (actual San Petersburgo) tras la Revolución Bolchevique de 1917, como sede y monumento de la Comintern (la Tercera Internacional).

La torre constructivista de Tatlin debía construirse con materiales industriales: hierro, vidrio y acero. En cuanto a los materiales, la forma y la función, se concibió como un símbolo imponente de la modernidad. Habría eclipsado a la Torre Eiffel de París. La forma principal de la torre era una hélice gemela que alcanzaba los 400 m de altura[3], alrededor de la cual se transportaría a los visitantes con la ayuda de diversos dispositivos mecánicos. El armazón principal contendría cuatro grandes estructuras geométricas suspendidas. Estas estructuras girarían a diferentes velocidades. En la base de la estructura habría un cubo diseñado para albergar charlas, conferencias y reuniones legislativas, que completaría una rotación en el plazo de un año. Encima del cubo habría una pirámide más pequeña que albergaría actividades ejecutivas y completaría una rotación una vez al mes. Más arriba habría un cilindro, que albergaría un centro de información, que emitiría boletines de noticias y manifiestos por telégrafo, radio y altavoz, y completaría una rotación una vez al día. En la parte superior habría una semiesfera para los equipos de radio. También estaba prevista la instalación de una pantalla gigante al aire libre en el cilindro, y un proyector adicional que podría lanzar mensajes a través de las nubes en cualquier día nublado[4].

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad