Lenguaje de los cubiertos en la mesa

cómo colocar los cubiertos después de comer

¿Alguna vez se ha encogido de miedo tras recibir una invitación a una cena formal por la ansiedad de no saber qué tenedor usar? Si es así, no es el único. La mayoría de las personas no tienen suficientes oportunidades de aprender o practicar los modales formales en la mesa para estar seguros de que utilizan los cubiertos correctamente.

Antes de rechazar la invitación, tómate un tiempo para aprender estas habilidades. No es difícil e incluso puede convertirse en algo natural con la práctica. Saber qué tenedor usar para cada plato empezará a ser algo natural y, con el tiempo, no tendrá que pensar en qué hacer a continuación. Puede que descubra que las cenas formales son divertidas, una vez que desarrolle la confianza al hacerlo realmente.

Saber qué utensilios utilizar en una cena formal es esencial si quieres causar una buena impresión. Tanto si estás en una cena elegante como si comes en un restaurante de 5 estrellas, puedes demostrar tu conocimiento de la etiqueta adecuada sin sentirte intimidado.

Recuerda que si alguna vez tienes dudas sobre qué tenedor usar, sigue las indicaciones del anfitrión. Aunque él o ella se equivoque de tenedor, tú mostrarás tu respeto haciendo lo mismo, siempre que no llames la atención ni avergüences al anfitrión.

¿cómo colocas el tenedor y el cuchillo cuando terminas de comer?

¿Te has preguntado alguna vez qué comportamiento gastronómico debes seguir cuando te sientas a comer? Seguramente, habrás asistido a una rica comida o cena en numerosos eventos o una reunión crítica como una boda. Las gracias sociales son significativas en una progresión de circunstancias, por lo que es un pensamiento inteligente para conocer algunos elementos esenciales. Si se trata de una cena sencilla, la etiqueta en la mesa consiste en colocar los utensilios esenciales a cada lado del plato. Sin embargo, si se trata de una cena importante y larga, es casi seguro que descubrirá más cubiertos a su alrededor.

Como probablemente sepas, una servilleta es imprescindible en cualquier cena; la situación de las servilletas para cada conjunto de puntos es también una pieza fundamental de los modales adecuados en la mesa. En caso de que no sepas cómo poner la servilleta, aquí tienes unas sencillas reglas a seguir:

cuchillo para mantequilla

Los seres humanos somos seres sociales y no perdemos ninguna oportunidad de expresarnos. El lenguaje de la cuchillería es, según muchos conocedores del dominio, universal, aunque varias posturas de éstas son más bien locales y poco conocidas en el extranjero.

Como cualquier idioma, si se utiliza sin conocimiento tiene resultados negativos. Imaginemos que un cliente lo utiliza, pero el camarero no lo conoce y no cumple con lo que el cliente pide en silencio. O mejor aún, el cliente coloca los cubiertos en posición «he terminado» sin darse cuenta y se molesta cuando el camarero retira los platos.

Si quieres dar un servicio de calidad, enseña este lenguaje a tus camareros ya que, aunque tus clientes habituales no lo utilicen, te irás con buen sabor de boca y con ganas de volver con los entendidos.

Los cubiertos se dejan paralelos entre sí y perpendiculares a la mesa con el mango en la parte inferior sin tocar el mantel. Se aceptan dos posiciones: horizontal y vertical. Este gesto indica que no se quiere comer más pero sin decir si el menú era bueno o malo.

tenedor

En otra ocasión, se negó a que le presentaran a un caballero porque en una cena, al entregar su plato al camarero, éste había colocado su cuchillo y su tenedor rectos, en lugar de cruzados, sobre él; y después de terminar la comida, en lugar de colocar su cuchillo y su tenedor en líneas paralelas junto a su plato, había sido tan vulgar como para dejar tanto el cuchillo como el tenedor cruzados sobre su plato.

Despaché mi cena tan pronto como pude, con mi habitual taciturnidad; cuando, para mi total confusión, la dama, al verme dejar el cuchillo y el tenedor cruzados sobre mi plato, me pidió que la complaciera hasta el punto de sacarlos de esa figura y colocarlos uno al lado del otro. No sé cuál era el absurdo que había cometido, pero supongo que había alguna superstición tradicional en ello; y por lo tanto, obedeciendo a la Señora de la Casa, dispuse mi Cuchillo y mi Tenedor en dos líneas paralelas, que es la figura en la que los pondré siempre en el futuro, aunque no conozco ninguna razón para ello.

Por admin