Animales con respiracion cutanea

Significado de la respiración cutánea

La respiración cutánea, o intercambio de gases cutáneo (a veces llamado respiración cutánea),[1] es una forma de respiración en la que el intercambio de gases se produce a través de la piel o el tegumento externo de un organismo en lugar de las branquias o los pulmones. La respiración cutánea puede ser el único método de intercambio de gases o puede acompañar a otras formas, como la ventilación. La respiración cutánea se da en una gran variedad de organismos, como insectos, anfibios, peces, serpientes marinas, tortugas y, en menor medida, en mamíferos.

La respiración cutánea se produce en una variedad de peces marinos, intermareales y de agua dulce. En el caso de la respiración acuática, los peces respiran principalmente a través de las branquias, pero la respiración cutánea puede suponer entre el 5 y el 40% de la respiración total, dependiendo de la especie y la temperatura. La respiración cutánea es más importante en las especies que respiran aire, como los peces del fango y los peces de caña, y en estas especies puede suponer casi el 50% de la respiración total[2].

La piel de los anfibios es uno de los principales lugares de respiración en todas las especies de las que se dispone de mediciones[2] La respiración cutánea es el único modo de respiración de las salamandras sin pulmones (familia Plethodontidae), que carecen por completo de pulmones pero constituyen la familia más grande de salamandras. La respiración cutánea en las ranas y otros anfibios puede ser el modo respiratorio principal durante las temperaturas más frías[3].

¿qué tipo de piel ayuda a la respiración cutánea?

La respiración cutánea, o intercambio de gases cutáneo (a veces llamado respiración cutánea),[1] es una forma de respiración en la que el intercambio de gases se produce a través de la piel o el tegumento externo de un organismo en lugar de las branquias o los pulmones. La respiración cutánea puede ser el único método de intercambio de gases o puede acompañar a otras formas, como la ventilación. La respiración cutánea se da en una gran variedad de organismos, como insectos, anfibios, peces, serpientes marinas, tortugas y, en menor medida, en mamíferos.

La respiración cutánea se produce en una variedad de peces marinos, intermareales y de agua dulce. En el caso de la respiración acuática, los peces respiran principalmente a través de las branquias, pero la respiración cutánea puede suponer entre el 5 y el 40% de la respiración total, dependiendo de la especie y la temperatura. La respiración cutánea es más importante en las especies que respiran aire, como los peces del fango y los peces de caña, y en estas especies puede suponer casi el 50% de la respiración total[2].

La piel de los anfibios es uno de los principales lugares de respiración en todas las especies de las que se dispone de mediciones[2] La respiración cutánea es el único modo de respiración de las salamandras sin pulmones (familia Plethodontidae), que carecen por completo de pulmones pero constituyen la familia más grande de salamandras. La respiración cutánea en las ranas y otros anfibios puede ser el modo respiratorio principal durante las temperaturas más frías[3].

Bombeo bucal

Se investigó el consumo cutáneo de oxígeno y la captación de oxígeno del medio externo en tres especies de teleósteos de agua dulce: anguila (Anguilla anguilla L.) (fase plateada), trucha (Salmo gairdnerii R.) y tenca (Tinca tinca L.). El consumo de oxígeno de la piel es el mismo en las tres especies: 4,5 nmol-cm-2-min-1. Representa el 35% del total de Mo2 en la anguila; el 23% en la tenca, que vive en aguas poco oxigenadas; y el 13% en la trucha que vive en aguas muy oxigenadas. El consumo cutáneo de oxígeno es igual (Salmo y Tinca) o mayor que (Anguilla) la captación cutánea de oxígeno del medio externo. En consecuencia, la piel en estas tres especies no constituye un intercambio de oxígeno en beneficio de otros órganos.

Respiración bucal

La respiración cutánea, o intercambio de gases cutáneo (a veces llamada respiración cutánea),[1] es una forma de respiración en la que el intercambio de gases se produce a través de la piel o el tegumento externo de un organismo en lugar de las branquias o los pulmones. La respiración cutánea puede ser el único método de intercambio de gases o puede acompañar a otras formas, como la ventilación. La respiración cutánea se da en una gran variedad de organismos, como insectos, anfibios, peces, serpientes marinas, tortugas y, en menor medida, en mamíferos.

La respiración cutánea se produce en una variedad de peces marinos, intermareales y de agua dulce. En el caso de la respiración acuática, los peces respiran principalmente a través de las branquias, pero la respiración cutánea puede suponer entre el 5 y el 40% de la respiración total, dependiendo de la especie y la temperatura. La respiración cutánea es más importante en las especies que respiran aire, como los peces del fango y los peces de caña, y en estas especies puede suponer casi el 50% de la respiración total[2].

La piel de los anfibios es uno de los principales lugares de respiración en todas las especies de las que se dispone de mediciones[2] La respiración cutánea es el único modo de respiración de las salamandras sin pulmones (familia Plethodontidae), que carecen por completo de pulmones pero constituyen la familia más grande de salamandras. La respiración cutánea en las ranas y otros anfibios puede ser el modo respiratorio principal durante las temperaturas más frías[3].

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad