Animales salvajes y domesticos

Domestica… zorro plateado

Criaturas exóticas como los chimpancés, las pitones, los kinkajous y las guacamayas rojas han cautivado a los amantes de los animales que buscan compañía; pero tener animales exóticos como mascotas puede tener costes ocultos, tanto para las personas como para los animales. Los animales salvajes han vivido durante miles de años sin la influencia directa del hombre. Están adaptados para sobrevivir en entornos complejos y salvajes. No están bien adaptados a vivir con humanos o en una casa.

Los animales salvajes tienen necesidades complejas de comportamiento, sociales, nutricionales y psicológicas. La mayoría de las personas no pueden satisfacer las necesidades de los animales salvajes mantenidos como mascotas. Los animales salvajes necesitan estar con miembros de su propia especie.

Los animales salvajes pueden ser portadores de enfermedades peligrosas o mortales para el ser humano. Entre las enfermedades están la rabia, el moquillo, el herpes virus, la salmonela, la poliomielitis, la tuberculosis, la fiebre de las Montañas Rocosas y la peste bubónica. Los animales salvajes también albergan parásitos, como lombrices intestinales y protozoos.

Los reptiles y anfibios criados en cautividad de forma responsable, como las tortugas de patas rojas, los lagartos (dragones barbudos, salamanquesas leopardo), las serpientes (serpientes de maíz, serpientes rey, pitones bola) y las ranas (rana arbórea de White, rana de cuernos adornados, sapo de vientre de fuego, rana arbórea de ojos rojos).

5 diferencias entre los animales salvajes y los domésticos

ResumenLa interfaz entre animales domésticos y fauna salvaje se está convirtiendo en un tema de creciente interés a nivel mundial. Sin embargo, a pesar de que los estudios sobre las enfermedades de los animales salvajes están en expansión, el papel epidemiológico de los animales salvajes en la transmisión de enfermedades infecciosas sigue sin estar claro la mayor parte del tiempo. Ya se han identificado en la fauna salvaje, especialmente en los ungulados silvestres, múltiples enfermedades que afectan al ganado. El primer objetivo de este trabajo era establecer una lista de infecciones ya señaladas en los ungulados silvestres europeos. Para cada enfermedad/infección, tres materiales adicionales desarrollan ejemplos ya publicados, especificando el papel epidemiológico de la especie asignado por los autores. Además, se resumen los factores de riesgo asociados a las interacciones entre animales salvajes y domésticos y a las enfermedades infecciosas emergentes. Por último, se presentan las medidas de vigilancia de la fauna salvaje aplicadas en distintos países europeos. Se proponen nuevas áreas de investigación con el fin de proporcionar herramientas eficaces para prevenir la transmisión de enfermedades entre los ungulados silvestres y el ganado.

Cabra

Perros y lobosAunque los perros actuales fueron probablemente domesticados a partir de lobos grises, ahora son una especie distinta. El nombre científico de los perros es canis lupus familiaris, mientras que el de los lobos grises es canis lupus.

Caballos salvajesEl proceso de domesticación continúa. Los vaqueros y otros expertos en caballos los entrenan. A veces, esto se llama «domar» a un caballo. Adiestrar a un caballo para que permita una silla de montar y un jinete requiere una enorme cantidad de trabajo físico, entrenamiento y paciencia. Los caballos que nacen en ranchos o establos siguen necesitando ser adiestrados, aunque entrenar a un caballo joven es más fácil que domesticar a un caballo capturado en la naturaleza.

Perros nativos americanos

Los animales domésticos de nuestros hogares son todos descendientes de animales salvajes, muchos de los cuales todavía corren libres hoy en día. Pero tanto los perros como los gatos y los roedores han sido domesticados en mayor o menor medida, con una amplia gama de consecuencias para su comportamiento y su genética.

Para entender el meollo de la cuestión, primero hay que aclarar la terminología. Cuando hablamos de domesticación, nos referimos al proceso de adaptación de plantas y animales salvajes para el uso humano. Esta definición es frustrantemente vaga, así que no abriremos toda la lata de gusanos: en esta columna, nos centraremos en los animales de compañía, es decir, en los animales destinados a ser acompañados por el hombre (dejando de lado las plantas y los animales destinados a la alimentación o al trabajo).

En un extremo del espectro, tenemos los animales salvajes, es decir, los que viven toda su vida fuera de la burbuja humana. No dependen de nosotros, y los encuentros con los humanos suelen ser perjudiciales para una u otra parte. En el otro extremo, nos quedamos con los animales domésticos, que a lo largo de muchas generaciones han crecido y cambiado junto a sus compañeros humanos, que han criado y elegido selectivamente los animales que mejor se adaptan a sus necesidades. Si sólo se permite aparearse a los miembros de la población más tolerantes a los humanos, ciertos rasgos genéticos, como la reducción del miedo y el aumento de la amabilidad, serán más frecuentes en las generaciones futuras. El ejemplo clásico de esto es la cría de perros a partir de lobos, en la que nos adentraremos en breve.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad