Partes de la pata de un gato

Pata de gato normal vs polidáctilo

La pata se caracteriza por una epidermis fina, pigmentada, queratinizada y sin pelo que cubre el tejido subcutáneo colágeno y adiposo, que constituye las almohadillas. Estas almohadillas actúan como un cojín para las extremidades que soportan la carga del animal. La pata está formada por la almohadilla metacarpiana o palmar (extremidad anterior) o metatarsal o plantar (extremidad posterior), de gran tamaño y con forma de corazón, y generalmente cuatro almohadillas digitales de carga, aunque pueden ser cinco o seis en el caso de los gatos domésticos y los osos (incluido el panda gigante). También se encuentra una almohadilla carpiana en la extremidad anterior que se utiliza para la tracción adicional al detenerse o descender una pendiente en las especies digitígradas. También puede haber espolones adicionales.

La pata también incluye una garra en forma de pico, similar a un cuerno, en cada dígito. Aunque normalmente carecen de pelo, algunos animales tienen pelo en las plantas de las patas. Un ejemplo es el panda rojo, cuyas suelas peludas le ayudan a aislarse en su hábitat nevado.

Gato polidáctilo

¿Cuánto sabe realmente sobre las patas de su gatito? Las patas de un gato sirven para batear juguetes divertidos, para asearse, para darte un codazo para llamar la atención e incluso para chocar los cinco. El tacto es una de las formas más importantes de comunicación entre usted y su gatito, pero pocas personas pueden nombrar más partes de la pata además de las garras y los dedos, así que aquí tiene un repaso de arriba a abajo de las patas de su gatito.

Esta pequeña almohadilla de piel en la pata de tu gato por encima de la pata se llama almohadilla carpiana, ¡e incluso los gatos grandes las tienen! La piel puede ser blanca, rosa, negra, marrón o una combinación de colores. Aunque puede parecer innecesaria, y en los gatos de interior no suele tener callos, proporciona una tracción extra al saltar o moverse cuesta abajo.

Aunque un espolón puede parecer algo que tendría una criatura mítica, ¡resulta que los gatos son lo suficientemente mágicos como para tenerlos también! El espolón es el dedo del pie y la garra adjunta que forman el «pulgar» de su gato. El espolón de tu gato no es tan útil como en otros animales, aunque a veces ayuda a trepar o a mantener el equilibrio, pero tiene un uso clave. Su gato utiliza el espolón para agarrar bien sus juguetes.

Crecimiento de la almohadilla carpiana del gato

Estoy seguro de que no puedo ser el único esclavo de los gatos al que le gusta dar masajes en los pies a mis amigos peludos. Mis gatos parecen encontrar el acto de ser frotados entre los dedos de los pies y tener sus garras suavemente extendidas como algo bastante relajante. No puedo decir que les culpe.

Nuestras uñas crecen de la carne al final de nuestros dedos, pero las garras de los gatos crecen de los huesos al final de las patas. Por eso la desungulación es mucho más que «cortar las uñas». Para eliminar las garras de un gato, se amputa el último hueso de cada pata, y esa es sólo una de las muchas razones por las que creo que la desungulación es cruel e innecesaria.

Las almohadillas de las patas de los gatos son gruesas y contienen mucho tejido graso. Esto permite que las almohadillas sirvan como amortiguadores cuando los gatos saltan y significa que los gatos pueden caminar casi en silencio cuando acechan a sus presas. Las almohadillas de las patas también aíslan los pies y sirven de alojamiento para las garras cuando no se utilizan.

Los gatos tienen glándulas metidas entre las almohadillas de las patas que segregan un aceite con un olor que sólo los gatos pueden detectar. Cuando los gatos arañan superficies como postes de rascado, árboles o muebles, depositan su olor, que indica a otros gatos: «¡Eh, estuve aquí!».

Lesión de la almohadilla carpiana del gato

Si alguna vez has visto lo que parece ser una garra extra que crece en la planta del pie de tu gato, podría tener «patas cornudas». Afortunadamente, estos crecimientos de aspecto calloso no son especialmente preocupantes. De hecho, en lo que respecta a las afecciones de las patas felinas, los cuernos cutáneos son los más comunes.

Los cuernos cutáneos son una afección de la piel felina relativamente común. Normalmente aparecen en las almohadillas de las patas del gato, aunque también pueden aparecer en la cara o en otras partes del cuerpo. Los crecimientos pueden aparecer solos, o pueden aparecer en grupos en varias almohadillas de las patas.

Los cuernos en las patas son el resultado de una sobreproducción de queratina, la misma proteína que compone nuestros pelos y uñas. Aunque son antiestéticos, los cuernos son en gran medida inocuos y no hay que alarmarse. En general, el efecto secundario más desagradable es un chasquido inofensivo.

Dicho esto, es aconsejable mantener un ojo en los crecimientos, por lo que puede alertar a su veterinario de cualquier cambio o preocupación. La Dra. Rebecca Greenstein nos dice: «Los simples cuernos de las patas pueden no ser nada de lo que preocuparse realmente, pero el crecimiento excesivo e incontrolado de la queratina puede estar relacionado con problemas subyacentes como enfermedades víricas, afecciones más complejas de la piel o incluso cánceres».

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad