Perro vomita espuma blanca

El perro vomita espuma blanca y muere

Desgraciadamente, el cuidado de una mascota no siempre es fácil, sobre todo si cae enferma o tiene algún tipo de dolor evidente. Aunque no tengan la capacidad de comunicártelo, puedes saber cuando tu perro no se siente bien.

Es posible saber si su cachorro está sufriendo por sus síntomas y su lenguaje corporal, pero ¿cuál podría ser la causa? Puede que su perro esté aletargado, que vomite espuma blanca o que pierda el apetito. Pero esos son síntomas generalizados que pueden aplicarse a casi cualquier dolencia. ¿Se trata de algo grave o su mascota ha comido algo que le ha sentado mal al estómago? Es bastante común que los caninos vomiten; sin embargo, los vómitos crónicos y los síntomas de deshidratación podrían significar que su perrito necesita un tipo de tratamiento para el vómito blanco del perro.

Al igual que los seres humanos, los perros también pueden sufrir vómitos o problemas estomacales adicionales cuando están enfermos. Aunque puede ser una indicación alarmante que llame su atención, tenga en cuenta que es un efecto secundario común de varias cosas, y normalmente es sólo un problema menor.

Vómitos de espuma blanca y diarrea del perro

Si su perro está vomitando espuma blanca, no hay razón para asustarse. El vómito blanco y espumoso puede parecer un poco molesto y es probable que su perro esté angustiado, pero es probable que se recupere antes de que se dé cuenta. A continuación te explicamos por qué tu perro puede estar vomitando espuma blanca y cómo tratar a tu cachorro enfermo.

Los vómitos pálidos con aspecto de espuma o saliva burbujeante (a diferencia de los vómitos de perro más voluminosos) se producen por un exceso de aire o gas en el estómago. Lo más probable es que tu perro vomite un líquido blanco porque no hay mucho más en su estómago para purgar. La espuma blanca es una mezcla de saliva y jugos gástricos batidos. La mucosa que recubre su estómago está irritada, volviéndose espumosa, y eso es lo que estás viendo subir a tu alfombra o suelo.

La razón más común para que un perro vomite espuma blanca es el malestar gastrointestinal. El vómito espumoso puede producirse si el perro tiene un exceso de gases en el estómago. Si su perro sufre una indigestión y no le queda nada en el estómago para expulsar, puede empezar a vomitar este líquido o espuma pálida y espumosa.

Es posible que el problema gastrointestinal de su perro sea un signo de un problema más grave, por lo que siempre es una buena idea llamar a su veterinario si cree que tiene alguna razón para estar preocupado. Si sabes que tu cachorro ha comido hierba antes y el vómito no es extremo, es casi seguro que está bien. Sin embargo, si tu perro presenta otros síntomas como tos, dificultad para respirar, letargo o temblores, pide cita inmediatamente.

Vómitos de espuma amarilla en perros

Si su perro es un cachorro, un senior o tiene problemas de salud subyacentes, debe acudir a su veterinario inmediatamente si está vomitando mucha espuma blanca. Los cachorros y los perros mayores tienen sistemas inmunitarios relativamente débiles, por lo que los vómitos constantes de espuma blanca podrían causar estragos en su organismo y ponerlos bastante enfermos. En el caso de los perros con problemas de salud subyacentes, los vómitos podrían empeorar esos otros problemas de salud o ser una señal de que esos problemas no están bajo el control adecuado.

Si su perro adulto está sano y sólo escupe ocasionalmente espuma blanca, es probable que se trate de una indigestión normal. Los perros no suelen ser exigentes con la comida, por lo que no sería de extrañar que su perro comiera algo que le hiciera mal a su barriga.

La indigestión, también conocida como dispepsia, en realidad sólo significa un malestar estomacal y es la causa más común de que un perro vomite espuma blanca. Los perros sufren indigestión al igual que los humanos, pero vomitan con mucha más frecuencia. En la mayoría de los casos, los vómitos de espuma blanca se deben a que el cuerpo de su perro intenta deshacerse de una sustancia que le molesta al estómago.

El perro vomita espuma blanca y sangre

A continuación, tienes que empezar por averiguar cuál es exactamente el veneno de tu mascota y la cantidad que ha consumido. Si está relacionado con la comida, puede tener un poco más de tiempo para actuar y tratar que con los venenos químicos.

Pero no lo dé por hecho. Tome notas (literalmente) de cuál es el veneno y de los síntomas de su mascota para no olvidarlo una vez que esté en modo de pánico y hablando con alguien que pueda ayudar. Incluso puedes grabar un vídeo rápido con tu smartphone del comportamiento extraño.

Si tienes una mascota, deberías tener siempre el número de teléfono de tu veterinario programado en tu teléfono móvil y en un lugar de la casa donde puedas encontrarlo rápidamente (la puerta de la nevera quizás). De este modo, será fácil de localizar cuando más lo necesite. También es una buena idea tener los datos de contacto del veterinario de urgencias 24 horas al día, 7 días a la semana, que esté más cerca de tu casa, por si algo va mal el fin de semana o a altas horas de la noche.

Así que, ya que sabes dónde está el número, no te demores. Llama enseguida a tu veterinario para explicarle la situación y pedirle consejo para los siguientes pasos. Si la consulta está cerrada, llama al veterinario de urgencias. Asegúrate de tener tus notas a mano y prepárate para subirte al coche e ir a buscar ayuda inmediatamente.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad