Ejemplos de material aislante

Lista de materiales de aislamiento térmico

En el mercado actual hay muchos materiales aislantes baratos y comunes. Muchos de ellos existen desde hace bastante tiempo. Cada uno de estos materiales aislantes tiene sus propias ventajas y desventajas. Por ello, a la hora de decidir qué material aislante debe utilizar, debe asegurarse de saber qué material funcionaría mejor en su situación. A continuación hemos tenido en cuenta diferencias como el valor R, el precio, el impacto medioambiental, la inflamabilidad, el aislamiento acústico y otros factores. Estos son los 5 tipos de materiales aislantes más comunes:

La fibra de vidrio es el aislamiento más utilizado en los tiempos modernos. Debido a la forma en que se fabrica, tejiendo eficazmente finas hebras de vidrio en un material aislante, la fibra de vidrio es capaz de minimizar la transferencia de calor. El principal inconveniente de la fibra de vidrio es el peligro de su manipulación. Como la fibra de vidrio está hecha de silicona finamente tejida, se forma polvo de vidrio y pequeños fragmentos de vidrio. Estos pueden causar daños en los ojos, los pulmones e incluso la piel si no se utiliza el equipo de seguridad adecuado. No obstante, cuando se utiliza el equipo de seguridad adecuado, la instalación de la fibra de vidrio puede realizarse sin incidentes.

Tipos de aislamiento

En el mercado actual hay muchos materiales aislantes baratos y comunes. Muchos de ellos existen desde hace tiempo. Cada uno de estos materiales aislantes tiene sus propias ventajas y desventajas. Por ello, a la hora de decidir qué material aislante debe utilizar, debe asegurarse de saber qué material funcionaría mejor en su situación. A continuación hemos tenido en cuenta diferencias como el valor R, el precio, el impacto medioambiental, la inflamabilidad, el aislamiento acústico y otros factores. Estos son los 5 tipos de materiales aislantes más comunes:

La fibra de vidrio es el aislamiento más utilizado en los tiempos modernos. Debido a la forma en que se fabrica, tejiendo eficazmente finas hebras de vidrio en un material aislante, la fibra de vidrio es capaz de minimizar la transferencia de calor. El principal inconveniente de la fibra de vidrio es el peligro de su manipulación. Como la fibra de vidrio está hecha de silicona finamente tejida, se forma polvo de vidrio y pequeños fragmentos de vidrio. Estos pueden causar daños en los ojos, los pulmones e incluso la piel si no se utiliza el equipo de seguridad adecuado. No obstante, cuando se utiliza el equipo de seguridad adecuado, la instalación de la fibra de vidrio puede realizarse sin incidentes.

El mejor material aislante

Los materiales de aislamiento abarcan toda la gama, desde los materiales de fibra voluminosos, como la fibra de vidrio, la lana de roca y de escoria, la celulosa y las fibras naturales, hasta las placas de espuma rígida y las láminas elegantes. Los materiales voluminosos resisten el flujo de calor conductivo y, en menor medida, el convectivo en la cavidad de un edificio. Las placas de espuma rígida atrapan el aire u otro gas para resistir el flujo de calor. Las láminas altamente reflectantes de las barreras radiantes y los sistemas de aislamiento reflectante reflejan el calor radiante lejos de los espacios habitados, lo que las hace especialmente útiles en los climas fríos. También existen otros materiales menos habituales, como las espumas cementosas y fenólicas y la vermiculita y la perlita.

La fibra de vidrio se compone de fibras de vidrio extremadamente finas y es uno de los materiales aislantes más omnipresentes. Se utiliza habitualmente en muchas formas diferentes de aislamiento: manta (bateas y rollos), relleno suelto, y también está disponible como placas rígidas y aislamiento de conductos.

Los fabricantes producen ahora productos de aislamiento de fibra de vidrio de densidad media y alta que tienen valores R ligeramente superiores a los de las planchas estándar. Los productos más densos están pensados para aislar zonas con un espacio de cavidad limitado, como los techos de catedral.

Polisocía…

Un aislante eléctrico es un material en el que la corriente eléctrica no fluye libremente. Los átomos del aislante tienen electrones fuertemente ligados que no pueden moverse fácilmente. Otros materiales, semiconductores y conductores, conducen la corriente eléctrica con mayor facilidad. La propiedad que distingue a un aislante es su resistividad; los aislantes tienen mayor resistividad que los semiconductores o los conductores. Los ejemplos más comunes son los no metales.

No existe un aislante perfecto porque incluso los aislantes contienen un pequeño número de cargas móviles (portadores de carga) que pueden transportar corriente. Además, todos los aislantes se convierten en conductores eléctricos cuando se aplica una tensión lo suficientemente grande como para que el campo eléctrico arranque los electrones de los átomos. Esto se conoce como la tensión de ruptura de un aislante. Algunos materiales como el vidrio, el papel y el teflón, que tienen una alta resistividad, son muy buenos aislantes eléctricos. Hay una clase mucho más amplia de materiales que, aunque tengan una resistividad más baja, son lo suficientemente buenos como para evitar que fluya una corriente significativa a los voltajes normalmente utilizados, y por ello se emplean como aislantes para el cableado eléctrico. Algunos ejemplos son los polímeros similares al caucho y la mayoría de los plásticos, que pueden ser de naturaleza termoestable o termoplástica.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad