Energia hidraulica en mexico pdf

consumo de energía en méxico 2019

Aproximadamente el 70% de la tierra está cubierta de agua, lo que significa que hay 14,3 billones de metros cúbicos de una fuente de energía renovable y limpia. La electricidad de origen hidroeléctrico es rentable y no está sujeta a la volatilidad de los precios -a diferencia de los combustibles fósiles-. Ofrece beneficios socioeconómicos, ya que la construcción de centrales hidroeléctricas también crea puestos de trabajo locales, apoya la economía regional, se garantiza el suministro de agua y la protección contra las inundaciones, y también puede utilizarse para el riego y la navegación.

La creciente concienciación sobre el cambio climático global y la generación sostenible de electricidad, la responsabilidad social por parte de la política, así como una actitud cada vez más crítica hacia las emisiones de CO2 de los combustibles fósiles, harán que la demanda de energía hidroeléctrica aumente en los próximos años.La energía hidroeléctrica sigue siendo la mayor fuente de energía renovable en México, constituyendo alrededor del 80 por ciento del suministro de energía renovable del país. A finales de 2017, aproximadamente el 17 por ciento de la capacidad instalada total del país era hidroeléctrica, lo que representa el 12 por ciento de todas las fuentes de generación de electricidad. El país tiene una capacidad hidroeléctrica instalada de 12.125 MW y un potencial hidroeléctrico estimado de 27.000 MW económicamente viable.

principal fuente de energía en méxico

Como exige la Constitución, el sector eléctrico es de propiedad federal, y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) controla esencialmente todo el sector; la participación privada y las empresas extranjeras sólo pueden operar en el país mediante contratos de servicios específicos. Los intentos de reformar el sector se han enfrentado tradicionalmente a una fuerte resistencia política y social en México, donde las subvenciones a los consumidores residenciales absorben importantes recursos fiscales.

El sector de la electricidad en México depende en gran medida de las fuentes térmicas (75% de la capacidad total instalada), seguido de la generación hidroeléctrica (19%). Aunque la explotación de los recursos solares, eólicos y de biomasa tiene un gran potencial, la energía geotérmica es la única fuente renovable (excluyendo la hidroeléctrica) con una contribución significativa al mix energético (2% de la capacidad total de generación). Los planes de expansión para el periodo 2006-2015 estiman la adición de unos 14,8 GW de nueva capacidad de generación por parte del sector público, con predominio de los ciclos combinados.

fuentes de energía en méxico

Población rural (% de la población total): Se refiere a las personas que viven en zonas rurales según la definición de las oficinas nacionales de estadística. Se calcula como la diferencia entre la población total y la población urbana.

PIB (dólares corrientes): Es la suma del valor bruto añadido por todos los productores residentes en la economía más los impuestos sobre los productos y menos las subvenciones no incluidas en el valor de los productos. Se calcula sin hacer deducciones por la depreciación de los activos fabricados ni por el agotamiento y la degradación de los recursos naturales.

Importaciones de energía netas (% del uso de energía): Se calcula como el uso de energía menos la producción, ambos medidos en equivalentes de petróleo. Un valor negativo indica que el país es un exportador neto. El uso de energía se refiere a la utilización de energía primaria antes de su transformación en otros combustibles de uso final, que es igual a la producción nacional más las importaciones y los cambios de existencias, menos las exportaciones y los combustibles suministrados a los buques y aeronaves dedicados al transporte internacional.

México es el 14º país más grande del mundo y el 11º por población. La economía mexicana es la duodécima del mundo por PIB (PPA) y la segunda de América Latina.[1] Sin embargo, bajo la brillante superficie de las cifras, la realidad suele ser más complicada. Un elevado coeficiente GINI refleja una mala distribución de la renta, en la que el 10% de los hogares más ricos obtienen el 34% de los ingresos, casi lo mismo que el 65% de los más pobres[2]. Por debajo de la tasa oficial de empleo del 95%, el subempleo podría alcanzar el 28%[3] y por debajo de la tasa de alfabetización del 92%, un analfabetismo funcional según la amplia definición de la UNESCO incluiría al 29% de la población[4].

méxico energía renovable 2021

Las tendencias de los sistemas energéticos mundiales repercuten en las perspectivas energéticas nacionales de todos los países, y México no es una excepción. Una serie de factores en el último siglo, como el aumento sin precedentes del nivel de vida en Occidente y la rápida industrialización de China, han contribuido a

al aumento constante de la demanda mundial de energía primaria. Sin embargo, se espera que esta demanda se estabilice en 2030, principalmente debido al cambio hacia una economía más orientada a los servicios y a la mejora de la eficiencia energética. Además, se producirán cambios fundamentales en los mercados de aquí a 2050, y el impacto de esos cambios se extenderá a todos los sectores de la industria y afectará a todas las partes interesadas, incluidos los productores de energía, los gobiernos y los consumidores.

Nuestra investigación muestra que México podría convertirse en una potencia energética mundial si se realizan las inversiones adecuadas. El país cuenta con un conjunto diverso de fuentes de energía fósiles y no fósiles, como el petróleo, el gas, la energía solar, la energía eólica y la geotérmica, junto con un bajo coste de producción del petróleo, el acceso a mercados de gas de gran profundidad y un amplio potencial para el desarrollo de fuentes de energía renovables. Pero la mera disponibilidad de recursos no se traduce necesariamente en competitividad de costes. La dependencia de México de los combustibles fósiles no se ha traducido en menores costes para los consumidores. De hecho, el gasto por unidad de energía para el sector industrial ha aumentado constantemente en los últimos cinco años.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad